Internet rural
El teletrabajo y las nuevas tecnologías constituyen una oportunidad para la repoblación vecinal de Porquera de los Infantes

Historia
Monumentos
Naturaleza
Personajes
Alojamientos
Los alrededores
Mapa de situación
Enlaces de interés
Asociación de Vecinos

Porquera de los Infantes es una localidad de 38 habitantes situada a tres kilómetros de Aguilar de Campoo y a cinco de Pomar de Valdivia, en la provincia de Palencia. Tiene una iglesia del siglo XVIII con portada gótica del XV y una necrópolis rupestre olerdotana de origen prerrománico.
Más información »

 


Trabajar desde casa es una práctica que va en aumento. El intento de sacudirse y/o de evitar el paro y el hastío que provocan las formas de empleo tradicional son los principales motivos que empujan a los tradicionales asalariados a trabajar desde el propio hogar.

A las fórmulas básicas de asalariado y empresario, se les ha unido ahora una nueva: el teletrabajador. Más de 1,2 millones de europeos ya practican esta fórmula de empleo, de los que más de 100.000 son españoles.
En Estados Unidos, más de 10 millones de personas cultivan esta modalidad laboral. Se trata de una cifra que, según las previsiones, se alcanzará en Europa en tan sólo 4 años.
Sabiendo inglés.

Para algunos, el teletrabajo vendrá a solventar la escasez de empleo en España. Trabajando a distancia, desaparecen las barreras entre naciones. Con sistemas adecuados de telecomunicaciones y conocimientos de inglés, hoy es posible acudir desde su casa- y lo será aún más fácil en el futuro-, a las empresas y a los países donde exista oferta de trabajo.
Sin embargo, la ausencia de regulación laboral puede causar algunos problemas. Se precisa una legislación específica que se ocupe de este asunto, que traspase las fronteras, que tenga vigencia al menos en el ámbito europeo. Entre tanto, el trabajo a distancia pasa por ser hoy un gran desconocido para la gran mayoría de la población.

¿Qué es teletrabajo?
Por teletrabajo, o trabajo a distancia, se entiende toda actividad profesional desarrollada en cualquier momento y lugar independiente del emplazamiento común del trabajo. Estas ocupaciones se caracterizan por el uso más o menos intensivo de las telecomunicaciones y de las tecnologías de la información (desde la utilización de un simple teléfono hasta el Internet).

Dónde se realiza.
La elección más extendida para el desarrollo del trabajo es el propio domicilio del teletrabajador. No obstante, también hay quien se decide por establecerse en una oficina independiente o compartirla con otras personas, pero siempre ubicada fuera del centro laboral del que se depende. Se trata de una especie de oficina flotante, en la que un grupo de teletrabajadores comparten gastos (ellos o su empresa). Este lugar siempre estará situado cerca del lugar de domicilio de los interesados.

Para quién está indicado.
Existe un buen número de actividades que pueden desarrollarse a través del teletrabajo. Asesoría fiscal, laboral, jurídica, trabajos de secretaría, contabilidad, traducción, mecanografía, consultoría especializada, arquitectura, ingeniería, edición, enseñanza, promociones y venta de productos telefónicos, marketing, estudios de mercados, vigilancia de bosques y medio ambiente, realización de trámites, investigación, seguimiento de valores bursátiles, diseño gráfico, etcétera, son algunas de las posibilidades.
Como es obvio, otras profesiones, como los albañiles, los mineros, los electricistas o los fontaneros no tienen posibilidad alguna de acogerse a esta modalidad de trabajo.

Ventajas.
Son muchas, pero cada cual debe valorarlas según sus propias circunstancias. Las hay para el teletrabajador, para las empresa y para el resto de los ciudadanos.

  • Para el trabajador.
    " Es posible disponer de más tiempo libre, ya que el número de desplazamientos disminuye con respecto a un empleado que acude diariamente a su oficina.
    " Mayor flexibilidad de horario.
    " Disminución del estrés. Nadie controlará directamente cada paso de su actividad. De otro lado, el entorno le será más agradable y cómodo.
    " Es posible desgravar en la declaración de la renta parte de los gastos que se originan en su domicilio. Luz, teléfono, alquiler y otros pueden deducirse en el caso de ser autónomo.

  • Para la empresa.
    " Si cuenta con un buen número de teletrabajadores, necesitará destinar menos espacio a oficinas, por lo que ahorrará costes.
    " Aumento de la productividad.
    " También recortará sus gastos de teléfono, luz, etc, aunque deberá subvencionar los gastos de su trabajador a distancia.
    " En algunos casos, si quien le presta sus servicios no lo hace sólo para su empresa, puede ahorrarse los costes de la Seguridad Social y otros.
    Para el resto de la sociedad.
    " Si el número de teletrabajadores fuera importante, algunos problemas (como el tráfico) podrían resolverse parcialmente.
    " Disminuiría la contaminación de los grandes núcleos urbanos, donde se ubican la mayoría de los profesionales que podrían dedicarse al teletrabajo.
    " El estrés social también sería menor.

Inconvenientes.
  • Para el trabajador.
    " No todos los colectivos ven con buenos ojos este sistema que podría acabar con las conquistas sociales de los trabajadores. Para el sindicato Comisiones Obreras, el teletrabajo creará una dualidad social y una pérdida de las responsabilidades de las empresas ante sus empleados.
    " Todavía no existe legislación laboral al respecto.
    " En el caso de que el espacio de trabajo no se encuentre bien diferenciado del resto de la casa, puede perturbar al trabajador.

  • Para la empresa.
    " No tener plena disposición de sus teletrabajadores, ya que éstos, muchas veces, prestan sus servicios a otras compañías competidoras.

Fiscalidad.
Hay dos posibilidades para quienes desean tener sus cuentas claras con el fisco. En el caso de que usted siga como empleado de la empresa, sus obligaciones serán las mismas que las de cualquier trabajador. Por el contrario, si usted no forma parte de una plantilla, tendrá que hacerse autónomo. Usted pasará a ser un profesional independiente. Deberá pagar -dependiendo de sus circunstancias- alrededor de 27.000 pesetas mensuales por Seguridad Social. (Hay algunas Empresas de Trabajo Temporal que ofrecen que en el caso de que usted sólo trabaje a tiempo parcial tendrá la posibilidad de prorratear el pago por este concepto, con un coste de unas 7.000 pesetas al mes).

También tendrá que acudir a Hacienda y darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (I.A.E.). Este trámite es gratuito, pero usted deberá pagar cada ejercicio, según su actividad, entre 40.000 y 140.000 pesetas al año.También deberá darse de alta en el censo del IVA. Cada tres meses tendrá que presentar una declaración de IVA y un pago fraccionado a cuenta del IRPF. Por esto último pagará, en el régimen general, un 20% sobre la diferencia entre los ingresos de su actividad y sus gastos.

Ejemplos prácticos.
El caso de Ana Cañas (ilustradora, infografista y pintora) es significativo. Hace apenas un mes y medio dio luz a su hijo Alejandro. No ha tenido que renunciar a su trabajo para hacer de madre. Su decisión fue forzosa, ya que sufrió el recorte de plantilla de la empresa para la que trabajaba. Hoy se alegra de su situación y asegura que sus ingresos han aumentado en 200.000 pesetas mensuales. Ha rechazado ofertas en empresas que le ofrecían un sueldo fijo, aunque muchas veces echa de menos trabajar en equipo.

El Mejor Teletrabajador

El espacio.
Debe estar diferenciado del resto de la casa. Conviene disponer de un despacho que posea las características de centro de trabajo. Tener las cosas mezcladas (las cacerolas con las facturas o las lechugas con los CD-ROM) puede complicarlo todo.

La imagen.
¿Quién responde al teléfono? Si en la casa viven varias personas que no terminan de enterarse de que esa vivienda también es una oficina, lo mejor es que el teletrabajador tenga su propio número de teléfono y se ocupe de recibir las llamadas.

Los horarios.
En este sentido, el teletrabajo presenta dos riesgos: una la tentación de trabajar poco, de levantarse tarde y de no encender nunca el ordenador, y el otro riesgo es lo contrario, que es pasarse.

El atuendo personal.
Conviene darle un aire de seriedad al propio trabajo y evitar prendas como, por ejemplo, el pijama. La razón es sencilla: cuanto más definidos estén los espacios, más sencillo será ubicarse y situarse en las tareas a realizar.

Saber negociar.
La posición del teletrabajador es muy frágil: en cualquier momento la empresa puede prescindir de él. Existen contratos por proyectos, hay tarifas determinadas y colegios profesionales a los que recurrir.

Subcontratar servicios.
Estar en contacto con servicios que están a la medida de uno mismo: mensajeros, secretarias teletrabajadoras, diseñadores, gestores que asesoren con las obligaciones fiscales o con contratos que sean atípicos etc.


Artículo de María Irazusta, publicado en El Mundo


Sin estrés ni ruidos


Hace 20 años, cuando en algunos foros públicos hablaba sobre Internet, muchos me llamaban loco. Eso de comunicarse con todo el planeta en una red de redes horizontal, sin mediación de los gobiernos ni costosísimas infraestructuras, parecía ciertamente una irrealidad. Hoy está loco quien aún no ha accedido a Internet. La comunicación nos hace mejores, más comprensivos y más respetuosos con el prójimo. Pero también nos permite trabajar en equipo a distancia. En casa. Sin ruidos, ni agobios. Y ello constituye un estímulo para que muchos se estén pensando muy seriamente retirarse al campo, no para vivir de él, no para aislarse, sino porque sienten la necesidad de trabajar en paz y las nuevas tecnologías se lo permiten desde pueblos tan recónditos como Porquera de los Infantes. Algún día, este pueblo volverá a poblarse con técnicos y profesionales conectados al mundo y practicando el teletrabajo. Antes de que eso ocurra, seguid llamándome loco.

Fernando Gallardo

|Portada|Noticias|Turismo|Fotografías|Contacto|